martes, 1 de abril de 2008

Envases.

Antes miraba el precio y marca de los productos que compraba, pero no me había parado a pensar en cómo muchos fabricantes intentan atraer nuestra atención con un envase atractivo. Un ejemplo, galletas que vienen expuestas en una bandeja dentro de una bolsa, ambas de plástico, y a su vez dentro de una caja de cartón. Había oído que el gobierno pretende gravar a quienes comercialicen productos con embalajes superfluos porque provocan un aumento de la basura. ¿Por qué tantas vueltas con la basura?, no es sólo porque se acumula sin cesar (no desaparece cuando la echamos en los bidones) es sobre todo, porque al descomponerse se liberan gases que provocan el “efecto invernadero”.

Imaginemos que queremos comprar aceitunas ¿qué elegir si todas tienen casi la misma calidad/precio?, tengo entendido que hay que dar prioridad a las que vienen en botes de vidrio, luego las que vienen en tetra-bricks, latas y plásticos.

Pero eso sería en el caso de no tener más remedio que producir basura y favorezcamos su reciclaje. Mejor aún es comprar a granel, o ir al frutero y charcutero para no tener esas barquetas, para productos no perecederos o que aguanten, es peferible elegir el formato “familiar” (así en lugar de comprar 4 paquetes de macarrones, tienes uno a mejor precio con un solo envase).

No supone ningún esfuerzo en muchos casos, si lo ponemos en práctica alguna vez ó sirve de reflexión, ya habrá merecido la pena.

No hay comentarios: