sábado, 5 de abril de 2008

Bolsas.


Las tenemos hasta en la sopa, la fauna marina hasta en el esófago.

Podemos hacer el experimento: tirando en el campo una bolsa, y esperar a que nuestros tatataranietos la encuentren, que ahí seguirá, porque tarda más de 400 años en descomponerse.

El otro día en la farmacia, compré una cajetilla pequeña, que ya habían envuelto en papel (supongo que por intimidad) y me la metieron en una ridícula minibolsa que como reacción normal, la guardamos en otra parte. ¿Para qué, si sólo llevaba eso?

Por muchos motivos: agradar, inercia, publicidad… echad un vistazo a vuestro alrededor, sabréis dónde ha comprado cada persona. Haced también el cálculo de cuántas os dan al cabo de un año.

Recuerdo a mi bisabuela, que traía la merienda siempre en la misma bolsa arrugada y me hacía reír, ahora soy yo quien lleva alguna en la mochila, por si hace falta.

En algunos países europeos comenzaron a cobrarlas, hoy, han dejado de darse. No ha sido el fin del mundo, y aquí pasará igual en breve.

Realmente pueden ser muy socorridas, como para las papeleras de casa, o cuando damos una vuelta al perro. Pero podemos buscar alternativas, como usar periódicos, ó las bolsas de productos que no tendremos más remedio que tirar, por ejemplo las de cereales, patatas, pan de molde…

Se venden bolsas de plástico resistentes para la compra, el clásico carrito “mari” y cajas para meter en el coche. Si queremos quedar como reyes, hay bolsas en materiales biodegradables como en papel reforzadas, tela, esparto y palma.

Es una cuestión de previsión en la mayoría de los casos (los que hacen la compra un día determinado de la semana, por ejemplo).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Jo!

Estoy totalmente de acuerdo con todo.

Asi que por decir algo solo puedo dejaros este link a la web de capusatalinda donde explican como hacerse una bolsa para ir de compra bastante robusta aprovechando las 200 bolsas que tenemos en casa.

Si no conoceis la web..visitadla..tiene mariconadas de maruja desquiciada..pero tambien pillas cosunas curiosas..y los comentarios no tienen desperdicio...

Train dijo...

Había visto muchas veces la que se hace trenzando bolsas, pero no así. Muy buena pinta, ¡con lo que me gusta el "hágalo usted mismo"!.

Manuel Segura dijo...

pues tienes mucha razón...yo quiero contribuir con algo que he aprendido aquí en la Bélgica para evitar llevar bolsas de plástico....el bolsillo interior de mi polar (o chaquetón), metes lo que quieres y con suerte ni lo pagas....es un sistema que respeta absolutamente el medio...natural y económico...

Train dijo...

Siempre podrás alegar que allí han retirado las bolsas y que tienes 4 bocas que alimentar...aunque no creo que vaya a colar tu ecología de guante blanco.