sábado, 21 de junio de 2008

Bio.


La agricultura biológica intenta producir alimentos de manera sostenible, sin pesticidas (aveces usan insectos autóctonos), abonos químicos de síntesis (utilizan orgánico que favorece la vida en el suelo), transgénicos, y los más exigentes minimizando la maquinaria, importaciones y creando circuitos cortos de comercialización.
Están replantando/criando viejas variedades rústicas que son por naturaleza más resistentes a las enfermedades (”metabolismos secundarios”). Por ejemplo, un olivo es visitado por unos 200 insectos de los cuales poco más que una docena son nocivos, pues nos estamos cargando a todos los demás...
Conciben el cultivo como un sistema (no sólo la planta que desean que crezca, sino su medio: aire-tierra-sol-agua-insectos y animales…) que no hay que forzar.
Respecto a la ganadería, no han estado hacinados, medicados, hormonados, alimentados con piensos que contengan carnes, etc.
Hay muchos casos en los que la agricultura intensiva han hecho desaparecer buena parte de la biodiversidad y los pequeños agricultores son dependientes de semillas que necesitan cuidados muy especiales= invierten en más porquerías que echarles= la tierra se va empobreciendo= deben invertir en más productos…la ruina. He visto campos de cereales que por una racha de viento se ha venido abajo y podrido (demasiado fertilizante). Son tóxicos como metales pesados y nitratos no biodegradables que están pasando al agua.
En algunos países se están irradiando ó ionizando (pasteurización en frío, proceso electrónico) algunos alimentos para descontaminar y preservarlos, nos aseguran que lo peligroso sería no hacerlo.
Parece ser que modifican sus moléculas disminuyendo su calidad nutricional y favorece la aparición de radicales libres, ciclobutano, formaldehido y otros nombres raros que se asocian al cáncer (cito y genotóxicos). La OMS asegura que no hay ningún riesgo porque hablamos de cantidades ínfimas.
Los ancianos han llegado a serlo porque no se han alimentado ni respirado toda una vida como lo hacemos hoy día.
A largo plazo estas pequeñas dosis son imprevisibles. El cáncer ya se ha encontrado en momias egipcias, pero en los últimos años el número de casos no cesa de aumentar.
Puede parecer alarmista, pero conozco a un cirujano plástico que ha estudiado la cantidad de sustancias peligrosas que transmite una madre a su bebé en la lactancia y se ha pasado a lo bio. También algunos agricultores que venden a los supermercados y que para consumo propio tienen un huerto alternativo al que no añaden lo que al resto…saben que es veneno y ya se exponen bastante cultivando para nosotros (foto de la entrada).

No debe parecernos un modo de producción rudimentario porque al fin la FAO ha anunciado que podrían abastecer a la población mundial, y sin destruir el lugar en el que vivimos.
Que no te la cuelen con “producto natural”, aprovechan el tirón de la psicosis colectiva ó la moda (bendita) verde para vender. SI NO ESTÁ CERTIFICADO EN LA ETIQUETA ES MENTIRA.
No digo que nos vayamos a librar de todos los riesgos con lo bio pero más vale prevenir que curar, favorezcamos prácticas respetuosas con el medio ambiente, los agricultores y nuestra salud.

Por recomendación de Thibaut, y ya si estáis desesperados

4 comentarios:

Helena dijo...

Estoy contigo, yo defiendo todo lo posible la agricultura y ganadería ecológica, puede que la comida sea más cara, pero la pregunta a realizarnos es cuanto vale nuestra salud y nuestra vida. El efecto no es inmediato, pero eso es precisamente lo que caracteriza estas sustancias, el acumularse lentamente hasta soprendernos con cánceres, infertilidad, daños cerebrales...
Igual de importante es el perjuicio que hace a los pequeños agricultures, si no se unen a las empresas agropecuarias o venden a intermediarios se encuentran con pocas posibilidades de subsistir. No sé, menos mal que se va apreciando un cambio de conciencia si no es para amndarlo todo a la mierda. Se produce demasiado alimento desde la gran revolución verde, la mayor parte se está tirando y produce escalofrios pensar que se está agotando a la Tierra para que unos pocos se enriquezcan, otros sufran obesidad, cerca de 1000 millones hambre y no sé si el doble se encuentren sin agua porque está contaminada e infestada. Salud!

Helena dijo...

P.D.: Es curioso pensar que se le está llamando ecológico a algo que se había hecho toda la vida, era lo normal hasta los años 60? hasta que las empresas químicas que habían colaborado en guerras como la de Vietnam, la segunda guerra mundial y vete tú a saber cuantas más decidieron que participar en la agricultura y ganadería sería un buen negocio, al fin y al cabo todos necesitamos comer (aunque haya gente que crea que con pastillas milagrosas algún día quedaremos saciados y bien alimentados, biólogos amigos míos por ejemplo). Será que creo muy poco en la tecnología aunada con la vida, ambos me parecen excluyentes.Salud!

Train dijo...

Es verdad, se le llama orgánica, bio, ecológica a la agricultura de toda la vida...pero hoy si no le pones la coletilla no la distingues de la mayoritaria y te vienen a la mente los aviones fumigando.
Es gracioso ver cómo enseñamos a dibujar a los niños: casitas con chimeneas y granjas como la de Playmobil (y después dicen que la leche viene de los tetrabricks).
Lo de las píldoras no me parece bueno para nosotros pero quizá sea fantástico para la naturaleza. Más adelante hablaremos de otra opción: ¡plantas salvajes!.

Train dijo...

Por petición de un lector hay excepción con la publicidad: Naranjas Lolita, cítricos ecológicos en Málaga de manos de una mujer luchadora
http://www.naranjaslolita.com/