viernes, 13 de junio de 2008

OGM.

Parecía que nos traerían un mundo mejor: zanahorias que nos protegerían del sol, plantas que sobrevivirían en el desierto, plátanos que luchen contra la Hepatitis, vacas que produzcan Viagra, fábricas de órganos, podrían descontaminar suelos, acabarían con el hambre en el Tercer Mundo…
Hay unos cuantos que compiten por acaparar el mercado mundial de los agroquímicos: Syngenta, Dupont, BASF, etc. En la cadena Arte se emitió un documental sobre Monsanto realizado por Marie-Monique Robin, fue tal el escándalo que se los internautas están enviando correos pidiendo a todos que lo descarguen y difundan porque los enlaces están fallando
misteriosamente.
Os hablo de su contenido: Monsanto comenzó como una empresa química, y no agrícola. Fue la creadora del "
agente naranja" con el que rociaron a los vietnamitas.
Después empezaron a forrarse con herbicidas, el “Roundup ready” que afirmaba ser biodegradable (ya han sido sancionados por mentir). El PCB que contiene ha enfermado a toda la ciudad de Anniston y matado a otra parte (se encuentra junto a una de sus industrias). Lo encontramos en todo el planeta, al parecer produce división celular, y el cáncer se propaga con mayor facilidad.
Han creado el complemento ideal: soja a la que han introducido una proteína que la hace resistente al Roundup, ¡se acabaron las malas hierbas en cultivos!. Había que ocultar a toda costa su toxicidad porque deseaban proteger los OGM y su propagación a escala mundial.
El ex ministro de agricultura de la etapa Clinton admite que no se hicieron pruebas suficientes porque estaban muy presionados, era ir contra la ciencia y progreso de su país. También muestra un vídeo de Bush padre visitando un centro de esta multinacional cuando aún no era presidente, escuchaba quejas porque estaban invirtiendo mucho y los lentos trámites burocráticos perjudicaban a los americanos.
Dicho y hecho, la
FDA ha tomado “una decisión política, no científica” y considera los transgénicos como cualquier otro producto natural acogiéndose al "principio de equivalencia sustancial”. Esto hace que no se especifique en el etiquetado de alimentos.
Cada vez que un científico daba la voz de alarma, al día siguiente era desacreditado, despedido y amenazado por los abogados de Monsanto.
Sus miembros se fueron infiltrando en puestos de relevancia y los obstáculos iban desapareciendo hasta que alguien les robó documentos originales confidenciales, 6 años de secretos que fueron difundidos cuando pretendían lucrarse con el Prosilac (BGH).
Se trata de una hormona de crecimiento bovina que aumenta en 20% la producción lechera. Cuando algunos alertaron de que provocaba problemas de reproducción en las vacas, muertes, leche con pus y antibióticos (¡mmm!) fueron rápidamente…bueno, lo de siempre. Una vez más se asociaban los resultados de los test al cáncer.
Cuando intentaron venderlo en Canadá se les acusó de intentar corromper a los expertos encargados de darle luz verde. No hay que olvidar que antes hubo unos 1000 inválidos y 37 muertes (EMS) por un aditivo alimentario modificado. Con esos precedentes los científicos canadienses expresaron sus inquietudes, no se aprobó, en Europa tampoco, pero ya sabéis qué pasó con ellos (le llaman “
la puerta giratoria”).
En Inglaterra una treintena de investigadores trabajaba sobre una patata modificada que Monsanto quería introducir en nuestro continente. Vieron cómo proliferaban las células del estómago y se desestabilizaba el sistema inmunitario (hace que un tumor se propague fácilmente). ¿Imagináis lo que les ocurrió un día después de la publicación de los resultados?.
Hay constancia de otros escándalos, como cuando falsifican documentos, ejemplo: la
dioxina que contaminaba el pollo. Pero explotó una de sus fábricas y a sus propios trabajadores les salieron unos granos morados…provoca disfunciones genéticas y cáncer (manipularon los datos en el juicio).
Se supone que esconden con tanto recelo sus estudios porque así protegen sus inversiones, se trata de la propiedad intelectual.
Si les compras granos, no puedes replantarlos al año siguiente, de hecho, tienen
detectives que toman muestras ilegales para comprobarlo, hay agricultores estadounidenses en juicio por ello.
En su web aseguran con fotos bonitas que quieren ayudar a los pequeños agricultores. Están comprando todas las empresas distribuidoras de semillas que pueden para tener el monopolio de la biodiversidad. En la India hicieron igual, no era fácil comprar semillas a otros, les convencieron de la resistencia de su algodón transgénico (4 veces más caro que el normal). Hubo una plaga de gusano americano que destrozó todo, deben comprarle nuevos productos para combatirlo…se endeudan y la tasa de
suicidios no cesa de aumentar desde que Monsanto llegó.
En Méjico, donde llevan miles de años cultivando maíz están siendo invadidos por el industrial subvencionado de Estados Unidos, mucho más barato que el local.
Pese a los intentos de preservar las especies autóctonas se están destapando muchos casos de contaminación (se ven las malformaciones, como en la foto de la entrada).
Cuando su maíz no sirva se verán obligados a comprarle sus semillas. Las sospechas de que está siendo provocado no son paranoicas viendo la política de hechos consumados en otros países sudamericanos. Muchas comunidades están desapareciendo por la contaminación, no como muchas plantas e insectos que están volviéndose resistentes a los herbicidas de Monsanto.
Ahora ¿qué será lo próximo?. Cuando tengamos que pagarles un plus por todo lo que nos llevemos a la boca, pasaremos hambre.
En Europa se desconfiaba, pese a que nuestra reglamentación exige un etiquetado transparente los OGM están
llegando para quedarse. El año pasado se manifestaban en Bruselas porque el Parlamento creía innecesario especificar en una etiqueta de productos “bio” si los transgénicos contenidos eran menos de 10%.
Muchos para vender garantizan que NO llevan con certificados de calidad. La presión la hacemos con cada producto que compramos, con cada firma y manifestación que hagamos en contra. Se supone que deberíamos poder elegir si somos cobayas o no.

Otro tema que me cuesta resumir.

5 comentarios:

Helena dijo...

Este tipo de temas suelen ser difíciles de resumir debido a su complejidad, y más todavía si nos preocupa la gravedad intrínseca de sus efectos sobre el medio ambiente y la poca población inocente (lo de los suicidios de los campesinos hindúes que lleva denunciando desde hace largo tiempo Vandana Shiva, no tiene nombre) que existe. Nada que añadir, tu entrada es muy completa. Me ha recordado a la película The Corporation, si no la has visto te la recomiendo. Salud!

el escríba dijo...

Que tal Train?! forzar a la naturaleza a producir más,modificando su estructura original,puede devolvernos consecuencias imprevisibles por ahora. ,,Muy interesante la trama burocrática de estos temas! Saludos!

Train dijo...

Gracias a los 2 por aportar algo. Lo que da miedo es que en el futuro si no se frena su avance tengamos que pagarles por producir CUALQUIER alimento. Nos lo están advirtiendo a gritos, el problema es que la gente toma a los ecologistas como los de Greenpeace por chalados que se cuelgan y encadenan a lo que sea, como si fueran unos exagerados.
SI EN UN PRODUCTO BIO PUEDE HABER UN 10% DE TRANSGÉNICOS PREPARAD EL VIENTRE PARA LOS DEMÁS.

beatriz dijo...

Si, las actuaciones de Greenpeace se ponen en los telediarios de forma que parezcan "estupidos bufones" en lanchas neumaticas corriendo detras de los ballenero, colgando carteles en sitios inverosimiles y montando protestas absusdas porque llega un cargamento de maiz transgenico al puerto..pero lo cierto es que sus voces son las voces de muchos.

Ya habia oido lo de Monsatos mucho tiempo atrás, cuando no recuerdo de que manera, llego a mis manos una pequeña revista casera y fotocopiada donde denunaba todo esto. Lo cierto es que es de la cosas que me dieron tanta miedo que preferi no pensar mucho en ello.
Esta claro que algo no esta bien, que cada vez hay mas numero de canceres en las sociedades "desarrolladas" y nadie parece culpable de ello, nadie investiga porque: no se investiga los productos tranjenicos ni tampoco los efectos de las antenas telefonicas, o de los propios moviles...pero supongo que que la gente esta muy ocupada con el futbol y esas cosas como para molestarse en pedir una regulacion e investigacion seria sobre "estos asuntos tan vanos"

Train dijo...

Ya hablaremos otro día de telefonía móvil...
Y sí, la gente no quiere más preocupaciones de las que ya tienen, sin saber que buena parte de ellas derivan de todos los temas que estamos tratando. Pero nosotros somos también esa gente y si vamos cambiando cosas aquí y allá se producirá un efecto mariposa que no habrá forma de parar. Lo creo de verdad, el otro día mi padre compró café de comercio justo, un amigo los pepinillos en tarro de cristal, otra que ha dejado las bolsas de plástico. Tiempo al tiempo.