viernes, 15 de agosto de 2008

Higiene/cosméticos II.

Chío me ha pasado un artículo que explica la procedencia de ciertos ingredientes en los productos de belleza (cuando miramos la composición aparecen en primer lugar los que hay en mayor cantidad y así en orden decreciente). Las vaselinas y parafinas provienen del petróleo, se usan aceites provenientes del bacalao, tortugas ó para antiarrugas del visón; también el líquido amniótico de ovejas gestantes, la elastina y colágeno del tejido conjuntivo en vacas (aunque después de que las volviéramos locas la cosa cambió)…el ácido hialurónico de las crestas de gallos y aletas de tiburón, etc. Cuando se dejan de usar buscan un similar sintético y lo prueban igualmente en animales.
Ahora nos la quieren dar con lavados de cara como hace Sánex con el alumbre, cuando esa piedra se usa como desodorante sin más añadidos ni envases.

Los perfumes no están obligados a especificar tanto sus ingredientes por derecho a preservar sus patentes secretas (guardadas en granos de arroz blabla) ó lo que es igual: sus “eau de tóxicos”. No deja de resultar curioso que se rumoree que de unos 50 euros sólo unos 2 pagan realmente el perfume, el resto es toda una costosa campaña de marketing para dar una imagen de quién los usaría. Personalmente doy mucha importancia a los olores, los asocio fuertemente a recuerdos y personas…que en el bus alguien huela igual que un conocido porque use la misma colonia me confunde.

Así que continúa la lista de consumo alternativo: se ahorra dinero y dejamos de financiar a empresas con prácticas dañinas ó dudosas.

Desodorante:
Sonará asqueroso, pero el olor a sudor no me disgusta a veces hasta me agrada,
incluso si es fuerte (el de quienes se duchan). Pero hay algunos -pocos- que no se por qué me repelen…como ¡el mío! Me canta el alerón a cebolla reconcentrada que tira para atrás :-´( había probado tooodas las marcas y formatos sin muchos resultados. Cuando tenemos acidez ¿qué usamos? bicarbonato…en el bote pone que se puede usar como desodorante y lo probé en días a más de 40º ¡¡EUREKA!!, le he arrimado el sobaquillo a todo el que pillaba desprevenido y lo corroboran. Me dura hasta el día siguiente que empiezo a oler a sudor, no a cebolla. He aumentado su eficacia: me doy un “pshh” de agua de azahar con AE y luego los polvos. Se acabaron los aluminios, parabenos, alcohol…
No cuesta nada probar su versión simple, después de la ducha os ponéis desodorante en un lado y bicarbonato en el otro, y opinad. No sé si servirá para todos los tufos pero para mí ha sido como el descubrimiento de la rueda…

Perfumería:
En Internet hay mil recetas, he mirado en otros idiomas y me he hecho una colonia para el verano a base de vodka, me gusta como huele pero tengo que conseguir que dure más, probaré con aceite y AE (añadí hojas de hierbabuena, jengibre, especias…). Si en lugar de un ligero toque os gusta dejar rastro y marear a todo el que esté al lado no es una buena opción.

Cremas:
Para conservarlas un poco más podéis añadir extracto de pepitas de pomelo y/o vitamina E. La mía (foto-móvil) tiene más de dos semanas y sigue aguantando pero no he conseguido la textura que quería, parece una pomada y es demasiado untuosa para mi gusto (me conviene para la noche, por la mañana nada de grasa).

Estoy buscando para hacer champú, que es lo más difícil y un aceite de afeitado que parece ser muy bueno, para la próxima vez, ¡que empieza la feria!.

3 comentarios:

Dios Vengador dijo...

El mapa de un tesoro no otorga propiedad, ni siquiera encontrarlo, hay que desenterrarlo para poder tenerlo.

Train dijo...

Pues creía que para encontarlo había que desenterrarlo, pero me huele más a piratas del Caribe que a eau de toilette?¿?¿?¿

Anónimo dijo...

o spamear con tu blog de mierda que nadie lee..siempre puede caer alguien..tesoros..queremos todos!!!!