jueves, 13 de noviembre de 2008

Lluvia ácida.

Adivina adivinanza: ¿qué ocurre cuando abusamos de la calefacción, electricidad, combustibles fósiles y consumo en general? Pues que las emisiones de azufre y nitrógeno son superiores a las emitidas naturalmente y acaban provocando la lluvia ácida (y "smog") que es agua en cualquier estado con un pH inferior al natural.
Las nubes no entienden de fronteras sino de vientos y los países escandinavos (de los más respetuosos con la Naturaleza) están viendo cómo sus lagos se vacían por completo y sus bosques merman.
Parece que las medidas que se tomaron en el pasado agravaron sus efectos; en los Estados Unidos aumentaron la altura de las chimeneas industriales y las alejaron de los núcleos urbanos = estas sustancias viajaron aún más lejos y a los canadienses les hace una gracia loca. La Comunidad Europea lo asume como un problema de primer orden.
Obra y milagros de la lluvia ácida resumidos de 1 y 2:
Disuelve el aluminio y aumenta la contaminación por metales pesados que son arrastrados hasta corrientes de agua (un granito de arena más para la eutrofización).
Los peces se asfixian porque sus branquias se irritan y producen demasiada mucosa, afecta a su reproducción y a la de los anfibios (huevos que no maduran, malformaciones...). Los moluscos, crustáceos y otros seres vivos que tienen un esqueleto protector a base de carbonato de calcio corren riesgos por la acidez corrosiva. También el zooplancton es sensible a las variaciones del pH del agua.
En principio el suelo se fertiliza pero provoca pérdidas de nutrientes en los árboles, además facilita la absorción de aluminio citado desde las raíces así que mueren ó quedan desprotegidos ante enfermedades, se acelera la lixiviación que empobrece el suelo y provoca un estrés que también los hace vulnerables a las plagas. Afecta a las hojas y a los microorganismos que fijan el Nitrógeno.
Muchos seres vivos como nosotros dependen de los árboles para vivir. Este tipo de contaminación tiene un impacto sobre toda la cadena alimenticia (sin hablar de los monumentos y demás construcciones)
Qué se puede hacer:
Reducir nuestro consumo tanto de bienes materiales como de energía (prioridad a las renovables cuando esté al alcance).
En otros países existe la posibilidad de circular con gas natural ó electricidad mientras no encuentren alternativas; en España no es tan sencillo para los particulares así que conviene priorizar el transporte público (en mi ciudad no ayudan subiendo el billete) aunque a patita, bici, etc siempre mejor... para tonificar glúteos.
Cuando sea posible olvidad el avión.
Nada de químicos a los cultivos.
La reutilización y reciclado suponen un ahorro energético.
En realidad es un extracto de todo lo que venimos hablando desde marzo y un tema que dió nombre al blog.

2 comentarios:

beatriz dijo...

lo del avion ¡hecho! tengo vertigo y no he cogido uno en mi vida (la 1º vez que me alegro de tener miedo a las alturas por cierto...), lo de ir a pata u bus ¡hecho! no tengo ni carnet de coche pero si me saco alguno sera el de moto que me molan mas y contaminan menos.

¿sabes que?, me siento culpable por no reciclar los papelitos de los talleres del museo, llevamos medio paquete de folios en recortiques...no se como no he caido antes, ya salo queda una semana ¿pero como los saco del museo y me voy al otro con una bolsa pa reciclar?

Train dijo...

En realidad se proponen muchas otras cosas, pero lo de introducir el "convertidor catalítico de tres vías" no lo veo muy a nuestro alcance. Con no abusar de la calefacción y lo citado ya se consigue mucho. Si quieres me llevo los papelotes, bastante tienes con salir como el correcaminos.