jueves, 4 de diciembre de 2008

Navidad II: alimentación y decoración.

Os doy una ayudita para que os llenéis menos la panza.
Langostinos: consumiremos tantos que se importarán y los cultivados parecen ser una de las causas de la destrucción de los manglares, cuando los pescan arrasan con otras especies. A veces se llega a la locura de criarlos en un país, pelarlos en otro, envasarlo en un tercero para ser vendidos en un cuarto dos meses después ¡¡esos langostinos ha viajado más que Willy Fog!!
Angulas y caviar: Al menos no se lo puede permitir casi ningún mortal y me alegro.
Carne: Creo que ya está todo dicho, producirla en exceso derrocha tierras, agua, cereales, CO2 (los que tienen la genial idea de importarla desde Argentina mucho más, en España hay calidad para dar y regalar).
Anacardos: Casi toda la producción africana se procesa en la India, estos últimos perciben casi todos los beneficios (y de nuevo la huella de carbono de un alimento es brutal). Ocurre casi igual con otros frutos secos, aquí tenemos piñones, higos, almendras... buenísimos.

Aunque las calles estén ya todas emperifolladas muchos decoramos nuestras casas ahora, os cuento algunas cosillas para ver si freno el impulso de comprar nada.
Árbol: Aunque suene raro los naturales son la "mejor" opción. Los artificiales derivan del petróleo y se trasportan desde lejos, una vez en la basura el panorama no pinta mucho mejor; por supuesto si ya tenemos uno se trata de reutilizarlo hasta que de pena verlo ;P
Los cultivados aquí no suelen encontrarse con certificado FSC ni ecológicos pero al menos podemos informarnos de su procedencia. No se han ido a un monte para deforestarlo, se ha cultivado expresamente para estas fiestas (el pobre no va a durar mucho más) y aunque por lo general emplean terrenos de poca calidad no dejo de tener sospechas de que se podrían cultivar otras cosas de más provecho.
Muchas veces dicen que es mejor comprarlos con el cepellón ó maceta con vistas a replantarlos después pero hay que ser muy optimistas para creerlo y acabamos metiendo la pata por plantar especies no autóctonas…normalmente se secan por la falta de riego, el calor del interior de las casas y las luces. Después deberíamos dárselo a algún vivero que se encargue de recuperarlos, compostarlos o convertirlos en aserrín.
Lo preferible es no comprar ninguno de los dos, podéis decorar otras plantas de interior o fabricar uno con materiales reciclados. Una bonita y cursi compensación sería plantar un árbol autóctono cada familia en memoria del arbolito difunto (ahí todos agarraditos de la mano).
Acebo y musgo: Están protegidos, así que evitadlos y tampoco los reemplacéis por plásticos--- los enlaces son ideas, siempre hay que dar prioridad a los materiales naturales (flores secas, piñas, cortezas de alcornoque…) en la foto tenéis un pompón hecho con restos de lana para un árbol en lugar de las clásicas bolas, podéis hacer cadenetas de papel de colores en lugar de poner espumillón….
Pascueros: suelen emplear plásticos para su floración.
El belén: estupenda opción, además se pueden hacer virguerías con muñecos, pasta de sal, papel maché y mucho más.
Luces: ¿por qué no encenderlas sólo en la última semana de diciembre? Así se “siente más” que es Navidad (de bajo consumo con temporizador si hay).
Spray de nieve y poliespan: muy contaminantes, es absurdo simular nieve donde no la hay naturalmente.
Eeeeeeeeeeeeeeeen fin que ¡¡FELICES FIESTAS VERDES!!

2 comentarios:

lacoctelera.com/msdalloway dijo...

El año pasado compré un abeto natural con la intención de volverlo a plantar pero, como dices, se murió. En mi casa siempre ha habido un árbol artificial. Digo UN árbol porque ha sido el mismo desde que yo era pequeña. El secreto está en guardarlo bien y lo mismo digo de los adornos. Si compras alguna bola o la fabricas tú misma... guárdalas hasta que mueras.
Decoré mi árbol con recortes de las postales de Navidad que había recibido como felicitación otros años y quedó bastante bien. Este año estoy decidida a comprar un árbol de los "de pega" y guardarlo tan bien que lo hereden mis hijos (que aún no tengo).
Para el exterior tengo decoración navideña todo el año puesto que en la parte delantera de la casa planté un acebo que el orgullo del jardín.
Ah, y las luces de Navidad, simplemente, desterradas.
Un abrazo

Train dijo...

¡Te aplaudo! piensas en el futuro de tus hijos y les enseñas a valorar lo que tienen, todo un ejemplo a seguir. Por cierto, si le sacas fotos aquí tienes un rincón para mostrarlas