miércoles, 25 de mayo de 2011

Una entomófaga no es un bicho raro

Andaba reflexionando sobre la vida y el campo (Ramón Fernández Durán ha conseguido darme un último empujoncito) mientras Lea, la gata, buscaba algún saltamontes que llevarse a la boca…parece que le encantan…

En mi obsesión por la supervivencia y autosuficiencia en los tiempos que nos va a tocar vivir, encuentro práctico conocer un mínimo de las adventicias y bichejos comestibles que nos rodean. Recuerdo una escena de una película de guerra en la que el protagonista iba separando los insectos que flotaban su exiguo plato de arroz aguado para comerlos después, era lo que tenía más alimento.

Los tragamos continuamente, se nos cuelan hablando, también durmiendo y mezclado con la comida.
¿Y acaso no hay quienes comen gulas, ancas de rana, gambas, caracoles y sus huevos…?. Es una cuestión de cultura, como veis (falta Australia), en más de la mitad del planeta habitado se consumen.

Podemos obtener proteínas suficientes del mundo vegetal, aunque quien se empecine en que no es sano, le propongo que las obtenga de un modo que respete el medio ambiente, pues la cría de insectos tendría un impacto negativo infinitamente menor que la producción de carne convencional. Y no necesitas aprender tiro con arco.

“Hay 1.462 especies registradas de insectos comestibles. Sin duda hay muchas más que simplemente no se han probado aún. 100 gramos de grillos contiene: 121 calorías, 12,9 gramos de proteínas, 5,5 g. de grasa, 5,1 g. de carbohidratos, 75,8 mg. de calcio, 185,3 mg. de fósforo, 9,5 mg. de hierro, 0,36 mg. de tiamina, 1,09 mg. de riboflavina, y 3.10. de niacina”.
“Un saltamontes tiene un 20% de proteínas frente a un filete de ternera que posee un 27% Las concentraciones de proteínas pueden crecer una vez que el insecto se haya preservado seco pudiendo llegar a un 60%.” ¡¡Y sin las mismas grasas!!

¿Qué insectos puedo comer?
Gusanos (larva) de la harina, grillos, saltamontes, langostas, larvas de avispas y abejas (adultas no), ciertas especies de hormigas, orugas y arañas (ANTES MUERTA, yo, claro), termitas, escorpiones, etc.

¿Dónde los encuentro?
• En el campito, lejos de zonas de cultivo con pesticidas.
• En tiendas de cebo venden larvas. Debes alimentarlos con cereales unos días, porque probablemente habrán comido aserrín, periódico…
• Criado en casa. Por ejemplo, de tu compost vegetal, de los gusanos que te salgan en la harina o reproduciendo los comprados.
El Tenebrio Molitor es el más recomendado para principiantes: en una fiambrera dejas las larvas con cereales como avena y otros granos, añade una rodaja de alguna verdura o patata que les aporte agua. Cambia con frecuencia.

En el caso de los grillos hay que tener mucho cuidado de que no se escapen. Recomiendan un acuario con tierra en la base, desechos vegetales (de paso cerramos el ciclo), algo de cereal, tela húmeda con agua y 50 grillos.
Cambiando todo con cierta frecuencia, como cualquier animal que se cría, por cuestión de higiene y salud mutua.

¿Cómo se preparan?
Aunque se pueden comer crudos, para comenzar, es preferible no ver cómo reptan por la mesa… podemos meterlos en la nevera para ralentizarlos, ponerlos en un colador y taparlos con una gasa. Se enjuagan y meten en una bolsa en el congelador un cuarto de hora más o menos para que mueran pero no se congelen.
Aclaramos de nuevo.
A los gusanos se les puede cortar la cabeza (facultativo), a los grillos es mejor quitarles las patas traseras, ovipositor y alas

¿Y cómo se comen?
Enteros se utilizan en toda clase de platos y repostería, mirad los enlaces con recetas.

Harinas: En una bandeja de horno engrasada, los metes a 200º entre 1 y 3 horas (depende del insecto). Después se convierten en harina fácilmente en la licuadora. Para espolvorear sobre las comidas ó mezclar con otras harinas.

Precauciones
Cuidado si eres alérgic* al marisco, es posible que también lo seas a los insectos.
Obviamente no hay que comer los venenosos, hay muchas fuentes donde consultarlo.
Tanto con insectos como con todo lo que comemos, es muy importante conocer la procedencia de los alimentos.
Los saltamontes pueden tener parásitos transmisibles a los humanos, HAY QUE COCINARLOS. (Como la carne de cerdo ó los boquerones)

Si ya cultivas en apartamento germinados, también puedes hacerte “ganadero/a” sin necesidad de meter una vaca en el salón. No te preocupes por el rechazo social, ¡si eres ecologista ya estás marginad* de antemano!

10 comentarios:

trotalomas dijo...

Así entre nosotros, prefiero tomar la senda del vegetarianismo, llegado el caso, y seguir a mi querida Azote. No porque en sí los bichejos me den asco (todo lo contrario, los adoro, jeje) sino porque no me llaman demasiado la atención.

Soy consciente de que es un tema cultural, pero bueno... al menos los promociono como alimento entre los compañeros cuando me preguntan que para qué sirven aparte de para molestar. :D De cualquier modo, como aporte proteínico no tienen igual y su crianza sería bastante productiva. Yo, de cualquier modo, cuando los he criado ha sido como aficionado y contando con la oposición (paciente y finalmente consentida) de mi madre, en el pasado, y de Azote en la actualidad.

Ah, y aunque no viene más al caso que por tratarse de un tema alimentario, por fin localicé puntos de venta de algarroba y achicoria (ya antes había encontrado de malta y de mezclas de cereales). Es justo lo que faltaba a los compañeros (informáticos, telecos...) para terminar de clasificarme como un bicho raro. Espero que no tengan hambre... :D

¡Un abrazote!

ajoylaurel dijo...

Después no te extrañe que te llamen rara....aunque los demás coman caracoles. Me abstengo de insectos por el momento. :)

Train dijo...

Trotalomas ya los comes, se llama entomofagia inconsciente o no intencional. En la palabra “proteínas” de la entrada se os enlaza a una tabla de la Wikipedia. Por ejemplo: 150 o más fragmentos de insectos por cada 100 gramos de harina de trigo…
Espero leer un día el uso que le estás dando a las algarrobas, precisamente en una web americana donde vendían insectos comestibles las tenían como alimento exótico. Lo de la Cora ya vemos después del verano, genial.

Ayoylaurel: Tendrías que ver la de amigas octogenarias que hago cuando me coloco las tabis. Nunca se sabe las puertas que se te pueden abrir con la ingesta de liendres ¡a los monos les funciona!.

trotalomas dijo...

Train, sí, sí, pero no es lo mismo hacerlo inconscientemente que de forma consciente. Vamos, que cuando eché una vez el arroz al agua y he visto cosas negras flotando no quise beneficiarme de ese aporte proteico sin más, jajajaja.

Con la algarroba, de momento, la tomo con leche y también untada en pan (junto a una gotita de aceite de oliva). Lo que sí estoy descubriendo es que en supermercados de todo tipo empiezan a aparecer achicoria y achicoria soluble... y antes no había forma. ¿A qué se deberá este cambio? :)

Un abrazo.

Train dijo...

Ya jeje, si tampoco es que yo me coma los ciempiés como en “ V ” …prefiero tu tostada de aquí a Lima.
El cambio no sé, igual es que estamos cada vez más hipertens*s, diabétic*s, celíac*s, obes*s, alérgic*s…
¡Eoooh! ¿alguien por ahí que haya probado algo? parece ser que much*s han comido hormigas de pequeñ*s y saben entre dulzón y picante.
¡Slitz-bai!

el escríba dijo...

Buen probecho! ...Mme alegro de volver a leerte! saludos. :-))

el escríba dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
trotalomas dijo...

Sí, Train, cada vez hay más enfermedades directamente relacionadas con lo que comemos, y es tan preocupante como significativo.

Yo hormigas las probé de pequeño y el sabor no me gustó nada: muy ácidas, el olor-sabor del ácido fórmico era tan desagradable como el de la colonia, jeje. Fue inconscientemente, cogiendo un trozo de pan en el que se habían fijado antes mis amigas.

Los saltamontes (chapulines) se comen en México como si fueran pipas. Un amigo mío, biólogo, que ha vivido allí unos cuantos años, dice que no están mal aunque puede vivir sin ellos. :)

Un abrazote.

Train dijo...

¡Vaya Escriba! Tiempo ha desde tu último comentario, me alegra mucho.
Trotalomas, habrá hormigas de todos los gustos ¿no? Seguiré con mis indagaciones y hablaré con conocimiento de causa.
El otro día estaban mi padre y mi tío dándose un festín de cigalas, crujiendo exoesqueletos y sorbiendo cabezas, cuando les pregunté si mirándolas a los ojos encontraban realmente mucha diferencia con una langosta (de plagas divinas).
La respuesta: “Si los saltamontes estuvieran igual de buenos estaría el monte pelao”.
Mmmm tocada
Y hundida
XD

el escríba dijo...

Pues nunca tuve oportunidad de comer saltamontes fritos,pero siempre me han parecido apetitosos y sabrosos. Desdeluego puede que con la evolucion lleguemos a ser inteligentes para incluirlos en los ingredientes occidentales y nutrirnos de sus proteinas.