jueves, 30 de junio de 2011

Tres tristes tigres ya no comen en ningún trigal.

Los precios del cereal aumentan disparatadamente, hay revueltas, como en el norte de África y México. Según la FAO y Oxfam de aquí a 30 años pagaremos un 80% más por el pan.

¿Qué sucede?

Ya no es seguro invertir en proyectos urbanísticos ni petróleo, pero comer siempre será una necesidad con una población en aumento.

Efectivamente en la bolsa de Chicago se está especulando con el alimento básico, el de los pobres. Incluso hay bancos cuyos planes de pensiones sacan tajada del pan.

Además, la venta de granos está desde hace un par de siglos en manos de unas 5 multinacionales fundadas por clanes familiares, de las que no se sabe prácticamente nada. Son realmente poderosas, hasta el punto de ser capaces de desestabilizar gobiernos a voluntad restringiendo la venta de granos. Las más “conocidas” son Cargill y Bunge.

Y la historia no se queda ahí, no, señores y señoras. Muchos países, como los del Golfo, ven escasear el agua y han decidido dejar de producir trigo de aquí al 2016. Otros tantos, pierden tierras cultivables con la industrialización (el nivel de desarrollo paradójicamente se mide en función a la disminución del campesinado).

Pues bien, la solución a los futuros conflictos que puedan surgir en sus fronteras se llama landgrabbing: el nuevo “agrocolonialismo”, que consiste en vender el oro y el moro a países “en vías de desarrollo”, promesas de infraestructuras y nuevas tecnologías a cambio de...tierra cultivable.

Se regalan prácticamente miles de hectáreas, o arriendan por un siglo (contratos de 2 folios) pedacitos de países con sus poblados y todo, los habitantes ven de la noche a la mañana que no pueden pastorear ni cultivar, les roban el agua con el beneplácito de sus gobiernos, por la promesa de un “progreso” que no les llena las tripas.

Y noooo no se acaba aquí, el maíz por ejemplo, se está cultivando para llenar motores, y junto con otros tantos cereales, se producen a toneladas para alimentar un ganado en aumento por nuestros fantásticos hábitos alimenticios. Ah, por supuesto, no llenas un depósito con cereal ecológico, es la excusa perfecta para sembrar trasgénicos con tooodo lo que se deriva.

También están cambiando las dietas de países como la India o China, se fué introduciendo la costumbre de comer pan de trigo en países africanos donde nunca se cultivó (“ayuda humanitaria” de nuestros cereales subvencionados, imitar la alimentación de los blancos, etc)

Ahora dependen de importaciones a precios desorbitados, mientras ese dinero que se podría invertir en mejoras agrícolas con las que recuperar al fin, la soberanía alimentaria, se reparte entre los pocos citados.

En el caso del trigo, en México desde el siglo pasado con la subvención de los Rockefeller se impulsó la Revolución Verde ¡¡milagro!!, cruzaron un trigo enano japonés con otros para obtener una variedad que se pudiera sembrar en distintas latitudes. Por supuesto, con los híbridos de hoy hay que comprar semillas cada dos por tres y no serían tan productivos sin los insumos que lo acompañan (a base de petróleo). Otro negocio.

Hasta hace no mucho se sembraban unos hermosos trigos de caña de más de un metro de largo, tanto, que se decía que las mujeres que se adentraban en ellos quedaban embarazadas (las fiestecillas que se harían ahí). Hoy prácticamente el 100% se ha perdido.

Se producen unos tipos que, quizá por tener un glúten desproporcionado o falta de variedad, está provocando este aumento de celíac*s.

En el caso malagueño es sencillamente CATASTRÓFICO, l*s agricultor*s confirman que sin darse cuenta han ido desapareciendo sus trigos, cuando hace 80 años cada pueblo tenía alrededor campos de los que abastecerse de harina. Quedan de testigos numerosos molinos abandonados a los lados de los ríos (también en vías de desaparición).

Si mañana llega una plaga terrible o se vuelve insostenible la siembra de cereal por los tantos motivos que os resumo ¿qué haremos? Necesitamos recuperarlos. Se buscan mantenedor*s de variedades antiguas así como voluntari*s para sembrarlas y recuperarlas.

Me cuentan que no había pan mejor que el que se hacía con la harina del Raspinegro.

Panes que tenían diferentes sabores y colores, que duraban una semana...En Francia hay un movimiento llamado “campesinos-panaderos”, un tío cultiva 200 variedades y sus panes dicen que son tolerados hasta por personas con problemas.

¿Y qué puedes hacer?

Comprar ecológico y local (harinas, pastas, panes, bollería, cereales, arroces, etc) en lugar de pan “recién horneado” que suelen ser congelados y envasados con químicos, que tardan la mitad del día en ponerse duros como piedras.

Cultivar, como en Isla de Pan.

De paso, si conocéis en Málaga quienes siembren cereal o que a su vez conozcan a alguien que lo haga ¡¡poneos en contacto conmigo por favor!! iré rauda y veloz a su encuentro.

Siento la falta de enlaces, pero escribir sin conexión ya es bastante duro, como diría Enjuto M.: “¡Intennéeee!”

4 comentarios:

gaet dijo...

he visto un documentario interessante sobre la alimentacion del mundo. Una de las protagonistas explico que hoy, la comida se vende como un producto mercantil en lugar de un derecho fundamental. Es una otra consequencia horrible de nuestro sistema...

Ajonjoli dijo...

amén hermana!!!!!!!!
nosotros, a pesar de nuestro fracaso, el año que viene continuamos. Esto es una batalla de resistencia. Más ahora que la industria OGM vuelve al ataque con el trigo transgénico, intentando colar el presunto (y más falso que un duro de madera) trigo "sin gluten". Estamos preparando una entrada al respecto, ahora vienen como si hubieran inventado la rueda ¡¡si los trigos tradicionales ya eran menos tóxicos para los celíacos!!
En fin, no hay que bajar la guardia, ¡venceremos!

ajoylaurel dijo...

Practiquemos la frugalidad, una virtud muy antigua...

Train dijo...

Gaet, están muy bien los de "Los trigos de oro", "Trigo, crónica de una muerte anunciada" y "Planeta en venta". Todos en francés.
Ajonjoli: De los OGM tienes una entrada de hace tiempo, ya hay cereales que toleran los celíacos como algunas variedades antiguas que están respondiendo bien en Francia y que cruzo dedos para que se prueben aquí, en la Serranía de Ronda. También se está sembrando un tipo etíope de cereal en Andalucía llamado Teff (aunque no puedo confirmarlo con esta ""conexión"" a Internet). ¡¡Sí, venceremos!!
Ajoylaurel: No se puede ser más frugal que el que come pan y cebolla, pero cuando vas profundizando en el tema descubres que pronto ni eso!¿cuándo vienes a ver mis espigas?