miércoles, 24 de agosto de 2011

¡Cómo da la tabarra el canto de la cigarra!: Secado

Vamos calentando motores y otras cosas mientras nos dure el Lorenzo. La entrada es ligerita y práctica: conservación de alimentos.
Una técnica es la deshidratación por calor, sin perder su sabor y propiedades, listo en cualquier época del año.

Se puede secar de todo: carnes, pescados e insectos, hierbas y algas, setas, frutas, frutos, y verduras (incluso ajo molido y cebolla frita, de condimentos)... y comerlo así o rehidratado.

Pesa poco y es muy práctico para llevar de excursión o dar a los niños como chuchería, así hace una amiga con las peras.
Además es el momento óptimo de muchos productos de la huerta, cuando mejor sabor tienen pero quizá no os apetece pasar horas haciendo conservas ¿por qué no dejar trabajar al sol?

En la foto tenéis algunas cosillas que ya me he zampado, para secarlos utilicé una rejilla, hay quienes ponen tela de mosquitera.
La puse entre dos sillas al exterior, lo importante es que corra el aire mientras se torra.

En el caso de los tomates veo que hay quienes los dejan tal cual...yo aprendí a usar los de perilla sin pepitas, cortados por la mitad y bien abiertos con sal para que pierda rápido el agua.
Hay que cuidar que no críe moho, si se van enrollando por efecto de la deshidratación los volvéis a abrir.
En un día y medio de calor de monte los tenía listos, cuando vivía junto a la playa me dieron más problemas, no daba igual el sol y había más humedad.
Los meto en un bote con albahaca, orégano, salvia y pimienta negra, cubiertos con aceite de oliva.

Para las berenjenas hay que cortar las rodajas de 1 cm aproximadamente (menos, se fosilizan en la rejilla). Me recomendaron ponerlas con hierbabuena y ajo muy picado, también en aceite de oliva.

Sirvo los dos en tostadas con queso ahumado y las visitas se chupan los dedos.

La fruta queda bien rica, se la pongo a los cereales, ahí aparecen ciruelas. Hay que ponerlo cuando más sol hace porque si comienzas por ejemplo al anochecer, es posible que al día siguiente se rían de ti las hormigas. Si no quieres que cambie de color por oxidación, usa al amigo limón.

Aún perdura en nuestros pueblos otra forma de secado: la cuelga, como con pimientos choriceros.
En la Axarquía se continúan comercializando uvas pasas como siglos atrás.
También hay quienes se lo toman muy en serio y fabrican deshidratadores.
Geispe aprovecha la calefacción de su casa para continuar en invierno. Nos cuenta: Si como 100g de nueces y 100g de manzanas secas tengo ya 1000 calorías... un buen medio de hacerse con reservas “de seguridad”. Su compañera y él viven en casi total autarquía, con el convencimiento de que todo esto se va al carajo y hay que saber cómo buscarse las habichuelas.

Hasta tengo el corazón seco...HAHAHA (mejor os dejo con mi manta humana ecológica favorita). ;P

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran canción!
cansado y anhelante de pasióooun

Train dijo...

Sí, después de oírla dan ganas de seguir con la canción húngara del suicidio

ajoylaurel dijo...

De las berenjena y el tomate doy fe....

Train dijo...

Maruja ecofeminista...pss ¿qué será lo próximo?
No se muevan de sus sillones y lo descubrirán.

Félix Maocho dijo...

Gracias por el link a mi post de deshidratadores solares, En España es raro el uso de deshidratadores, porque tenemos bastante sol y clima seco. Por ejemplo en Murcia, para hacer el pimentón, desecan los pimientos, simplemente extendiendolos en terrazas.
Por otra parte nuestro clima hace que durante 9 meses tengamos frutos hortalizas y fruta fresca para comer. En cambio, en el centro y este de Europa, solo tiene como mucho 6 meses de hortalizas frescas y paradógicamente estos países que tienen menos sol, son los que más utilizan los desecadores solares para conservar hortalizas para su largo invierno.

Saludos

Train dijo...

Gracias a tí por una entrada tan completa, así yo só tengo que enunciarla ;P, hasta ahora sólo he usado rejilla pero este verano pretendo hacer algo más "ambicioso", si sale ya lo cuelgo.
Sí, aquí se seca sin más al sol, pero hay días de invierno que durante unas pocas horas el sol pica bien y con un deshidratador se puede seguir secando en invierno (creo...)
Todo está por probar