sábado, 28 de abril de 2012

Cacao maravillao

Ejercicio de empatía: Cierra los ojos. Ábrelos.

Mira tus manos, son pequeñas y de color chocolate, la derecha sostiene una especie de machete curvado y afilado, más grande que tu propio brazo lleno de heridas.

El ambiente es irrespirable. Deben estar fumigando de nuevo con esos líquidos que enfermaron a Sissoko. Pasaste toda la noche escuchando su última agonía en el chozo que compartís…pero hay que continuar, debes recoger tantos granos como puedas, hasta que te duela hasta el último hueso porque si no, los azotes dolerán aún más.

Echas de menos a tu familia, sientes que les has fallado, llegaste a esta granja de cacao de Costa de Marfil con 10 años, creyendo que te labrarías un porvenir.

Pensabas que podrías volver a Mali hecho un hombre, y que te recibirían con orgullo por haber ayudado a mamá y todos tus hermanos con los ahorros enviados.
Enlace
Pero todo fue mentira y ahora eres un esclavo.

Un niño esclavo que jamás ha probado el chocolate.
Fin ("Basado en hechos reales")

Me gusta el chocolate, su textura, aroma y sabor, lo que me hace sentir... ¿a ti no? Y ya os conté que he logrado prescindir de muchas cosas, pero esto me cuesta más.

Los gigantes abusan en extremo con el comercio del cacao, los precios son tan irrisorios que se están produciendo toda clase de atrocidades.

Además, para abaratarlo, se suele mezclar con “grasa vegetal” que por lo general, como en otros alimentos, suele ser aceite de palma y/o coco proveniente de enormes monocultivos que están destruyendo bosques primarios (y exterminando por ejemplo, al orangután).

No quiero entrar en detalles, porque es duro de leer y porque mi intención no es echar la monserga culpabilizadora, pero si hay opciones ¿qué hay de malo a replantearse la forma de comprar?

Aunque personalmente creo que la huella de carbono que lleva a las espaldas es demasiada para seguir fomentando el comercio de un producto que NO es de primera necesidad…Como discutía con un amigo colombiano ¿es que no vivíais antes de depender casi por completo del café?. Sin Naturaleza no existimos, así que lo veo prioritario.

Pero no nos engañemos, seguiremos disfrutando del manjar y hay opciones:

Un boicot a todo el cacao sería privar a estas familias de sus, ya de por sí, escasos ingresos. Disminuye tu consumo, y con lo ahorrado compra ecológico de comercio justo. Así al menos no se estará destruyendo el lugar de cultivo, y quienes lo producen tendrán un salario digno.

Si no hay esa opción, o no te la puedes permitir, compra el chocolate con alto porcentaje de manteca de cacao y cacao puro, porque será mayor el montante que recibirán estas familias.

Que al menos no sea de una macromultinacional, de las que desangran al resto del mundo con sus imposiciones. Hay marcas españolas de buena calidad.

Que ese placer adulto de chuparse los dedos no tenga malas consecuencias o se asemeje a diarrea.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

web a leer (en frances):
http://www.convergencealimentaire.info/

Train dijo...

¡Qué casualidad, es la imagen en la que aparece al pinchar en "macromultinacionales"!
Me ha gustado, gracias