viernes, 2 de mayo de 2014

"Lavaíllo del gato"

En este mundo absurdo hacemos nuestras necesidades sobre agua potable; también desperdiciamos una barbaridad de agua cada día duchándonos con productos no biodegradables, un agua que no se recupera con un sistema de lagunajes precisamente...

Y es que no tenemos término medio, hace no mucho veían el jabón 2 veces al mes, creían que la mugre protegía de los resfriados o que era poco saludable lavarse menstruando. Hoy nos duchamos entre una y tres veces diarias...

Una ducha de 10 minutos consume 200 litros de agua potable según la Organización Mundial de la Salud. Vamos de cabeza a la desertificación total. Debemos asumir YA nuestra responsabilidad individual.

Además, la inmensa mayoría de los productos de higiene se componen de aceites provenientes de monocultivos causantes de la deforestación de bosques primarios, muerte de orangutanes y destrucción del tejido social local.

La otra parte del cóctel suelen ser elementos derivados de la petroquímica (poco hay que explicar). Para saber si ese gel de lavanda contiene realmente esa planta lee los ingredientes: El orden viene dado de mayor a menor según el porcentaje en el total, y con suerte encontrarás al final ¿o se trataba sólo de perfume  y colorante violeta?

Frotar nuestra piel cada día con jabones-productos de “belleza” agresivos-ropa chunga-medicamentos de uso tópico, etc  no es lo mejor para nuestra salud. Hablamos del mayor órgano de nuestro cuerpo, la primera barrera frente a las agresiones externas...(min 21:10 ^_^)

Si estuviéramos en “cariño he encogido a ls niñs” en versión microscópica sobre nuestra piel, descubriríamos una megalópolis de ¡millones de seres! Y todo este ecosistema se ve alterado tanto por excesiva higiene como suciedad= alergias e infecciones en aumento...

Nuestro cuerpo genera todo tipo de secreciones para eliminar toxinas, termorregulación, protección, etc. La capa hidrolípida está ahí para algo, no para retirarla con sustancias agresivas y tratar de reponer lo que hemos alterado con otras “hidratantes” ¡Porque tu bolsillo lo vale!

- Las pieles grasas, al parecer, se “ponen a la defensiva” si intentamos “secarlas” en exceso y se ponen a producir sebo con un efecto rebote. Higiene SÍ, piel aséptica NO, es imposible.

-Las secas y sensibles manifiestan claramente los excesos de lavado por detergentes con PH agresivos.

Ahora sí, creo que ya puedo soltarlo sin que me gritéis que soy una puerca: ¿por qué no cambiar nuestros hábitos de higiene?

Obviamente nos lavamos después de hacer deporte, pasar calor y cuando estamos sucixs, pero ¿en invierno es necesario cada día? ¿o en verano si hemos pasado el día remojads en agua?

Os propongo un buen enjuague para el tronco-brazos-piernas, y jabón casero/arcilla jabonosa en las partes que se ensucian, es decir, el resto. Una vez por semana una buena frotada de tooodo tu cuerpo serrano con lufa (cucurbitácea) o guante de crin (esparto) e hidratación con aceite vegetal en piel húmeda.

Ahorras agua, dinero, tiempo, y jabón.

Llevo años haciéndolo y estoy contenta. Tengo dermatitis que se vuelve loca en primavera y otoño,  y la cara/cabeza me pican menos. Con el acné de la espalda no encuentro equilibrio, desde que dejé la píldora tengo ese problema.

Os dejo con un tema perfecto para canturrear en la ducha (el truco está en intentar no tardar más de lo que dura)

No hay comentarios: